TRUMP: EL ÚLTIMO ALIADO DE LA LIBERTAD DE VENEZUELA

Trump: "Venezuela es un absoluto desastre"

TRUMP: EL ÚLTIMO ALIADO DE LA LIBERTAD DE VENEZUELA
Créditos: Flickr

Corría el año 2016, cuando el 8 de noviembre del mismo año el famoso ex magnate y multimillonario empresario neoyorquino de bienes raíces contra todo pronóstico ganó la contienda electoral contra la rival demócrata Hillary Clinton, convirtiéndose el 45.º presidente de los Estados Unidos.

Donald Trump campaña 2016.

Aquel año fue muy difícil para su campaña, todos los medios y encuestas favorecían a la candidata demócrata, la desinformación de las grandes cadenas televisivas y de los medios de comunicación fue tanta que la desacreditación hacia Trump llegó a tal punto de compararlo con figuras históricas atroces y genocidas como Adolf Hitler, por proponer la construcción de un Muro que disminuiría la inmigración ilegal y actividades de contrabando y narcotráfico. Comparaciones como Mussolini, por mantener un discurso profundamente nacionalista estadounidense (America First) que haría América Primero olvidando las viejas políticas exteriores intervencionistas de Obama y Bush, haciendo que el recorte al gasto militar y gasto público generaran ahorros en las familias estadounidenses y hubiese un incremento de nuevos puestos de empleos, también comparándolo con dictadores como Hugo Chávez por “tener” un discurso “xenófobo” lo cual generó cierto rechazo dentro de la comunidad Hispana.

Si bien esas comparaciones fueron erróneas y carentes de argumentación objetiva hacia la figura de Trump, el desprestigio y las falacias de los medios no detuvieron que ganara la carrera presidencial en 2016.

Donald Trump ganador de la contienda electoral de 2016.

¿Cómo fue que Donald Trump logró simpatizar con los venezolanos e hispanos?

La respuesta es algo que le duele a la izquierda latinoamericana y que no puede ocultar.

Era el año 2017, Venezuela pasaba por una crisis económica, para inicio de ese año la inflación en Venezuela habría sobrepasado el 500 %, atravesaba una diáspora migratoria que había comenzado a mediados del año 2016 y apenas asomaba a convertirse ser un país con una crisis humanitaria.

Corría el mes de marzo, cuando la Asamblea Nacional encabezada en aquel momento por Julio Borges decidió rechazar la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) después de que dictara la decisión 156 mediante la cual se atribuye a sí mismo las funciones de la Asamblea Nacional (AN) y extendiera los poderes del presidente Maduro, lo cual originó una nueva oleada de protestas.

Manifestaciones opositoras en contra del gobierno de Maduro, 2017.

Tras varios meses de disturbios contra el Gobierno Socialista de Maduro, el cual había dejado 157 muertos, 15.000 heridos, al menos 2.977 detenidos lo que llevó a que las manifestaciones se apagasen, dando como consecuencia insurgencias militares patrióticas en contra del gobierno oficialista y negociaciones nefastas por parte de la oposición política venezolana que terminaron oxigenando a Maduro y socavando las manifestaciones opositoras por parte de la ciudadanía.

Es agosto del 2017, cuando por primera vez la administración del presidente Trump aplicaría sanciones al Gobierno de Maduro. Esta sería la primera vez que un presidente estadounidense imponía sanciones financieras al gobierno venezolano, dado que las políticas de Bush y la administración Obama con respecto al régimen chavista fueron nulas, débiles e ineficaces.

La primera acción de Trump tras la sanguinaria represión del Gobierno chavista a la ciudadanía venezolana fue imponer sanciones financieras a su gobierno, estas medidas prohibían las negociaciones sobre nuevas emisiones de deuda y de bonos por parte del gobierno de Venezuela y de la petrolera estatal Pdvsa. «La dictadura de Maduro sigue privando al pueblo de Venezuela de alimentos y medicinas, encarcelando a los miembros de la oposición que fueron elegidos democráticamente y reprimiendo en forma violenta la libertad de expresión», dijo la Casa Blanca a través de un comunicado.

Manifestaciones opositoras en 2017.

Trump no sólo impuso sanciones sino también el 12 de agosto del 2017 a través de un comunicado de la Casa Blanca no descartó «una opción militar» para Venezuela.

La influencia del régimen cubano en Venezuela también hizo que Trump tomara acciones contundentes contra el régimen de Castro. Donald Trump declaró que «cancelaría» el acuerdo logrado por Barack Obama que buscaba descongelar las relaciones con Cuba afirmando que impondría ciertas restricciones de viajes y comercio que su antecesor había relajado. «Al gobierno cubano le digo: pongan fin al abuso de disidentes. Liberen a los presos políticos. Dejen de encarcelar a gente inocente» dijo Donald Trump, en un discurso en Miami, 16 de junio, 2017.

Tras la catastrófica y desgracia socialista que secuestró al país de Venezuela, y con la gran influencia nacionalista derechista de Donald Trump potenció a que muchos países de la región optaran por gobiernos más de centro derecha o derechistas para evitar que la izquierda se aferrara al poder e hiciera de gobiernos totalitarios tal como el de Venezuela.

Mapa ideológico de Latinoamerica 2008-2018.

El fraude que convirtió a Maduro en el usurpador del poder

Luego de un sangriento 2017, con un Maduro oxigenado perpetrado en el poder, con una Asamblea y dirigencia opositora nula, y una población apática de la política, comienza el año de manera cruenta cuando el Gobierno de Maduro hizo encontró y asesinó de manera cruenta al sublevado patriota Óscar Pérez y su equipo con armamento bélico, de acuerdo al informe de la ONU.

No bastó al gobierno con reprimir a su pueblo en 2017, pues, meses después Nicolás Maduro hizo uno de los mayores fraudes electorales a nivel histórico en el país. Lo que lo llevó a ser desconocido por organizaciones gubernamentales y países de la región. El fraude cometido por Maduro llevó a que la administración Trump ordenara la prohibición de transacciones de empresas y de ciudadanos norteamericanos que tengan como objetivo la financiación del gobierno venezolano.

Maduro en las elecciones presidenciales de 2018.

Estado Fallido, Crisis, Comunismo y Esperanza

A 20 años de la llegada del chavismo al poder en Venezuela, lo que alguna vez fue la Nación de la libertad hoy está secuestrada por el socialismo, la Nación que alguna vez liberó 5 países, hoy ha sido olvidada, el primer país en la región en modernizarse hoy se encuentra atrasado, el país que abrió puertas a extranjeros y donde alguna vez hubo algo llamado «El Sueño Venezolano» hoy todos huyen mientras nos cierran las puertas y vemos La pesadilla pasar frente nuestros ojos, un país sin identidad, un país en ruinas, un país atrasado y en miseria, un pueblo desmoralizado y humillado, un país sin norte, sin rumbo, un país sin líderes y con partidos políticos que se convirtieron en mafias para sólo servirse de Venezuela y no servile a ella, un país sumido a la ignorancia, un país sumido al hambre y la violencia, un país dividido, ese fue el legado de Hugo Chávez, lo que alguna vez existió como Venezuela, lo que alguna vez Miranda, Bolívar y Páez quisieron, lo que alguna vez nuestros ancestros conocieron y lucharon por ella hoy ya no existe, hoy no existe Venezuela.

Muchos expertos dicen que teóricamente el socialismo es una utopía, en teoría lo es, pero la realidad del socialismo es que es una Cruel Realidad que destruye naciones, vidas y sueños.

Llega el 2019. Con un Maduro ilegítimo y desconocido totalmente, un pueblo desesperanzado y a la deriva, llegaría el Presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaido autoproclamarse como presidente encargado de Venezuela, rápidamente la administración Trump lo reconocería como presidente de Venezuela.

Juan Guaidó se juramenta como presidente encarago de Venezuela, 23 enero de 2019.

Tras el reconocimiento de Trump a Juan Guaido, otras naciones se sumaron al respaldo otorgado por la administración estadounidense. La euforia fue tanta que despertó una luz y abrió una nueva oportunidad para al pueblo venezolano en busca de su Libertad.

La emoción y el desespero de los venezolanos por salir de la crisis había llevado que la administración Trump destinara ayuda humanitaria al pueblo venezolano. La respuesta por parte del gobierno venezolano terminó en represión y quema de la ayuda humanitaria.

El pueblo de Venezuela se mantenía fuerte y con esperanza, cuando sorpresivamente una mañana del 30 de abril apareció Juan Guaidó con el dirigente político Leopoldo López y un grupo militares sublevados la que se conoció como «Operación Libertad».

Juan Guaidó junto al dirigente político y ex preso político Leopoldo Lopez con grupo de militares alzados en contra del gobierno de Maduro, 30 de abril 2019.

Dicha operación fracasó en tan sólo unas horas. La oposición atribuyó el fracaso a la traición de chavistas Vladimir Padrino (Ministrio de Defensa) y Maikel Moreno (presidente del Tribunal Supremo de Justicia).

Luego del fracaso de la operación se dio a conocer el despido de John Bolton quien estaba a cargo de la política exterior con el tema Venezuela. «Yo estaba en desacuerdo con John Bolton en sus actitudes sobre Venezuela. Creo que se pasó bastante de la raya, y creo que se ha demostrado que yo tenía razón” dijo Trump durante una rueda de prensa en el Despacho Oval.

John Bolton despedido por el presidente Trump tras el fracaso del 30 de abril.

En agosto del mismo año Trump hizo una de sus acciones más contundente contra el gobierno venezolano en el que declarase embargo petrolero. Una iniciativa que busca parecidos históricos con la llevada a cabo contra el dictador Manuel Antonio Noriega años antes de la intervención se Panamá y consiguiente caída.

El desespero de un débil por recuperar el apoyo del pueblo

A un año de haber sido apoyado por todo un país, de intentonas fallidas, diálogos y negociaciones inefectivas y promesas incumplidas el Presidente interino Juan Guaido no pudo derrocar al gobierno de Maduro.

Luego de la ineptitud de las acciones tomadas por el líder opositor, el Presidente Trump decidió llevarse a Juan Guaidó al discurso del Estado de la Unión, un evento celebrado anualmente, para poder así reivindicar y seguir apoyando al líder opositor.

El presidente Donald Trump junto a Juan Guaidó.

En Búsqueda de un Terrorista

Con un Trump un poco insatisfecho por la actuación de Juan Guaido, La administración Trump respondió de manera fulminante a la petición de Rusia y Venezuela en la ONU.

Fue cuando el 26 de marzo del 2020, el Departamento de Justicia dio a conocer el cartel de “se busca” de la DEA (agencia antidrogas de Estados Unidos) en que finalmente tras varios años de investigaciones se le acusó al mandatario venezolano junto a 13 jerarcas del chavismo de Narcoterrorismo, corrupción y lavado de dinero. En las misma acusación se le puso precio a la cabeza del mandatario venezolano por 15 millones de dólares por la información que conduzca a su detención acusado de “convertir a Venezuela en un narcoestado que auspicia el terrorismo, uniéndose a las FARC (guerrilla colombiana) para exportar toneladas de cocaína a EEUU”.

Departamento de Justicia de EEUU acusa a Maduro y afectos de corrupción, narcotráfico y lavado de dinero.

“No actuamos como la policía del mundo, pero sí para defender los intereses de EEUU”, expresó William Barr, fiscal general de EEUU.

Reuniones secretas para buscar un cambio en Venezuela

El ex funcionario de la administración estadounidense, Richard Grenell, cercano al presidente Donald Trump, se reunión con el ex ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodriguez, en septiembre en México para facilitar una transición pacífica del poder en Venezuela, según diario «The New York Times», que cita a una fuente de la Casa Blanca.

Sin embargo dicha reunión no llegó a ningún acuerdo y tampoco se conoce la información oficial de lo que se habría hablado allí.

Ante una posible derrota de Trump en las elecciones ¿Todo está perdido para Venezuela? ¿Aún queda esperanza?

Su postura contra Maduro le valió a Trump la simpatía de los votantes más cercano a la línea dura así como el apoyo de muchos votantes en latinos de Florida, un estado clave en la carrera presidencial.

Tomando en cuenta cada una de las posturas de Trump durante sus cuatro años con respecto al tema venezolano, nos damos cuenta que el mandatario estadounidense ha sido un fiel aliado a la lucha por la libertad del pueblo venezolano. Ni Bush ni Obama, habían hecho tanto por un país como Venezuela.

Ante la incertidumbre de las elecciones presidenciales disputadas entre el presidente Trump y el candidato demócrata y ex vicepresidente Joe Biden, queda preguntarse qué parará para Venezuela, es una gran interrogante.

En este artículo se han presentado las posturas claves del presidente Trump con respecto a Venezuela, queda esperar lo que suceda en las elecciones de EEUU si Joe Biden es elegido presidente o si el presidente Trump logra ganar las demandas en estados donde hubo “irregularidades y posibles vinculaciones a un fraude” y poder ser reelegido para un mandato de 4 años más.

Lo que pase en EEUU, gane o no gane Trump, no puede desmoralizar y mucho menos detener a la oposición ciudadana a seguir buscando su libertad, hay que tener claro que cualquier evento electoral que proponga el gobierno de Maduro estará amañado, y la misma ciudadanía venezolana debe exigir posturas más contundentes a la oposición política en contra del régimen que conduzcan a la libertad y una salida a la crisis que pasa Venezuela.

Ni transiciones con funcionarios del chavismo ni elecciones libres con el chavismo, de no proponerse acciones más duras contra el gobierno chavista no se habrá acabado el sistema que mantiene a los venezolanos oprimidos y seguirá la apatía política por parte de los ciudadanos, la que muy peligrosamente podría llevar a Venezuela ser una nueva Cuba.

La salida es clara, solo por vías militares o armamentísticas podremos obtener la libertad, o una población enfurecida pasará por encima de los cuerpos de seguridad, políticos y el gobierno. Por el contrario, si la oposición no ofrece esas garantías pues lastimosamente en Venezuela habrá Pan y Circo para rato.