‘Me siento tan impotente’: Familias cubanas en el limbo ante la suspensión de visas de Estados Unidos

0
29

Durante mucho tiempo, los cubanos han considerado la emigración a Estados Unidos como una especie de derecho que se deriva de las privaciones que han soportado durante décadas por las sanciones que Washington le impuso al gobierno de Cuba.

La semana pasada, por primera vez en décadas, Estados Unidos interrumpió efectivamente el flujo de migración proveniente de la isla porque redujo drásticamente su personal en la embajada de La Habana, en respuesta a los misteriosos ataques que han afectado a un grupo de funcionarios. Con esa medida deja en el limbo a decenas de miles de cubanos que quieren reunirse con sus familiares.

La decisión de suspender indefinidamente el procesamiento de visas en la embajada —uno de los cargos consulares más ocupados de la región— podría significar que Estados Unidos no cumplirá con las obligaciones del acuerdo que suscribió en 1994 y que requiere la admisión anual de al menos 20.000 inmigrantes cubanos, dijeron varios diplomáticos estadounidenses en servicio y otros exfuncionarios. El acuerdo fue concebido como un esfuerzo por detener el éxodo de los miles de cubanos que se lanzaron al mar en balsas durante la década de los noventa tratando de llegar a la Florida.

La interrupción del servicio de visado se produce aproximadamente nueve meses después de que Washington finalizara su política de “pies secos, pies mojados”. En los últimos años, esa política —que devolvía a la isla a los cubanos que eran atrapados en el mar mientras que quienes lograban pisar el suelo estadounidense podían quedarse en el país— había permitido que decenas de miles de cubanos pudieran radicarse en Estados Unidos.

Continue reading the main storyFoto

Solicitantes de visas esperan afuera de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, el lunes.CreditDesmond Boylan/Associated Press

La repentina suspensión de las vías legales para que los cubanos se instalen en Estados Unidos podría desencadenar una nueva oleada migratoria, dijeron expertos de ambos países, especialmente si Cuba sufre una recesión económica.

“No les deja escapatoria”, dijo Vicki Huddleston, experta en Cuba que dirigió la misión diplomática de Estados Unidos en La Habana de 1999 a 2002. “Creo que se corre el riesgo de otra migración masiva. Tienes gente que realmente quiere irse, y al menos eso era una posibilidad mientras emitíamos visas”.

En noviembre de 2016 había 106.351 cubanos que esperaban obtener visas de inmigrantes, según el Departamento de Estado, que no respondió cómo pretendía abordar este número de casos con el reducido personal de La Habana.

Los cubano-estadounidenses y sus familiares en la isla, muchos de los cuales han pasado años esperando las citas para poder realizar la entrevista del visado, estaban desanimados después de enterarse de que los servicios consulares en La Habana fueron suspendidos.

Irene Hierrezuelo, de 50 años, estuvo tan ansiosa en las últimas semanas por su cita del 2 de octubre en la embajada que apenas dormía por las noches y tomaba pastillas para los nervios. Estaba contando los días para reunirse con su hija, Sulay Falconet, de 30 años, que se mudó a Houston en 2012, y abrazar a Jeremy, su nieto de 3 años. El anhelo de reunirse se hizo insoportable, dijo, después de que la casa de Falconet se inundó el mes pasado cuando el huracán Harvey azotó a Houston.

Continue reading the main storyFoto

Sulay Falconet con su marido y su hijo en Houston. “Realmente yo estoy bien asustada”, dijo. CreditIlana Panich-Linsman para The New York Times

“Me siento tan impotente”, dijo Hierrezuelo en una entrevista telefónica el fin de semana, rompiendo en llanto. “Lo único que tengo en la vida es a mi hija y a mi nieto”.

Sulay, que trabaja en un concesionario de autos en Houston, dijo que deseaba que los días festivos y los cumpleaños vuelvan a ser momentos alegres en vez de recordatorios de la soledad de su madre.

“Para ser honestos, tengo mucho miedo”, dijo. “Nadie te da respuestas”.

La noticia también devastó a Carmen Miranda, una médica que obtuvo una visa de Estados Unidos en 2015 después de haber desertado de una misión dirigida por el gobierno cubano en Brasil. Miranda, de 50 años, fue autorizada a patrocinar a su esposo y a su hija menor para obtener visas en el consulado estadounidense de Río de Janeiro.

Pero su hija mayor, Mariela Quiñones, tuvo que regresar a La Habana, donde tendrá que esperar unos años para poder reunirse con su familia porque los nuevos inmigrantes estadounidenses solo pueden patrocinar simultáneamente a hijos menores de 21 años. Quiñones tenía 23 años cuando sus padres y su hermana se mudaron a Miami.

“No quiero pasar otro cumpleaños sin ustedes”, le dijo Quiñones a su madre en un mensaje de texto durante el fin de semana. “Mi 26 ya lo voy a pasar sin ti, pero no quiero pasar mi 27”.

Continue reading the main storyFoto

Hierrezuelo muestra una foto de su hija, Sulay, y su nieto. CreditLisette Poole para The New York Times

Miranda, quien tiene un empleo como trabajadora social cuidando ancianos en Miami, trató de animar a su hija.

“Cariño, no sé, pero tu próximo cumpleaños lo pasaremos en un crucero o en Disney”, le respondió Miranda. “Tienes que confiar y pensar positivo y verás que en cualquier momento tendremos la sorpresa”.

Sin embargo, Miranda dijo que la sorpresa que habían esperado desde hace tanto tiempo ahora se parecía más a un milagro. Antes de la semana pasada, ella llamaba a un número de teléfono para consultar sobre las solicitudes de visa y saber sobre el trámite de su hija. Los funcionarios le decían que seguían procesando los casos archivados en 2010, y al menos tenía la esperanza de que se mantenía el flujo migratorio entre ambos países.

“No puedo superar esto”, dijo Miranda. “Imagina el dolor que siente una madre cuando anhela volver a ver su hijo”.

Juan Manuel Iglesias, de 53 años, entiende esa pena. Es un soldador de Miami que vive en Estados Unidos desde 1997 y ha pasado cuatro años tratando de obtener una visa para su esposa, Tania González Sánchez, de 46 años y optometrista en la ciudad de Cienfuegos. Funcionarios de inmigración solicitaron más pruebas sobre su relación después de que González tuvo una entrevista para la visa en mayo de 2015, pero la pareja aún no ha recibido respuesta.

Continue reading the main storyFoto

Turistas en La Habana. Además de reducir el personal de su embajada en la capital cubana, el Departamento de Estado le aconsejó a los estadounidenses que no viajaran a la isla. CreditAlexandre Meneghini / Reuters

“Ha sido difícil para los dos”, dijo Iglesias. “Siempre tiene dudas sobre si tengo otra mujer aquí. Pero hemos estado juntos porque estamos enamorados”.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dice que los cubanos pueden solicitar visas temporales, como las emitidas a estudiantes y turistas, en otras embajadas. Sin embargo, no ha ofrecido orientación a los solicitantes de visas de inmigrante, que generalmente se emiten en el país de origen o de residencia de la persona.

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, dijo el martes que la embajada de Cuba en Washington también tendrá dificultades para prestar servicios consulares a sus ciudadanos como resultado de la expulsión de quince diplomáticos cubanos, una decisióntomada recientemente por el Departamento de Estado. Los nuevos niveles de personal en las embajadas de Washington y La Habana, dijo Rodríguez, dejarán a cada sección consular con solo un oficial.

Carlos Alzugaray, académico y exdiplomático cubano que vive en La Habana, dijo que las decisiones del gobierno de Trump amenazaban con descarrilar la buena voluntad y confianza que ambos países comenzaron a reconstruir desde que se restablecieron las relaciones diplomáticas a fines de 2014.

“Esto afecta a los intercambios académicos, culturales, educativos y ambientales”, dijo Alzugaray. “Es como una ruptura furtiva de las relaciones sin cerrar las embajadas”.

Tania lamenta los efectos que esta decisión geopolítica tiene en las vidas de la gente.

“Esos son problemas entre países y gobiernos que no deberían interferir en nuestro matrimonio”, dijo. “Sin embargo, los días pasan y no veo una forma de reunirme con mi esposo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here